Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Tiburon "30 aniversario"

 

Detras de camaras

Detras de camaras

Detrás de las cámaras Cuando Peter Benchley se sentó a escribir Tiburón, a principios de la década del 70, no tenía idea de que estaba creando una de las historias del cine moderno más icónicas y perdurables. Su novela original, acerca de un tiburón gigantesco que aterroriza a un pequeño pueblo costero, fue publicada en febrero de 1973 y tuvo un éxito enorme, vendiendo con el tiempo más de 20 millones de copias. Benchley creció alrededor de los tiburones, cazándolos con regularidad en expediciones de pesca desde su hogar en la isla de Nantucket, Massachusetts. En 1964, leyó una historia acerca de un pescador que había cazado un gran tiburón blanco de 17 pies y 4.550 libras (2.063 kg), frente a Long Island en Nueva York. La historia lo indujo a pensar en un enorme tiburón que aparece en una comunidad costera y no se marcha. También tuvo una carrera exitosa como excritor independiente, y había publicado en revistas unos pocos artículos sobre tiburones; pero recién en 1971, comenzó a escribir el libro que lo haría famoso –y, por supuesto, a Steven Spielberg también. Fue inevitable que el fenómeno producido por el libro atrayera la atención de Hollywood. Pero reproducir el éxito del libro en el celuloide no era un asunto fácil. Spielberg tenía sólo 28 años cuando comenzó a trabajar en la película, y después de leer el libro les temía al océano y a los tiburones. Pero fue bueno expresando sus temores utilizando al cine como medio, y tuvo mucho entusiasmo para trasladar Tiburón a la pantalla grande. Sin embargo, la película pareció estar maldita desde el comienzo. Construir un modelo mecánico del gran tiburón blanco –y hacerlo trabajar día tras día, adentrado 12 millas en el mar- fue un enorme desafío técnico que sacó de presupuesto a la película y sobrepasó la fecha límite original. Hacer el tiburón costó un cuarto de millón de dólares y, aún así, se descomponía o se hundía casi todos los días. En vez de filmar en tanques y con las técnicas de miniaturización usadas en muchas otras películas de mar, Spielberg insistió en rodar todo en el lugar auténtico. Las corrientes y las malas condiciones climáticas en el mar, hicieron dificultosa la filmación; y los problemas con el guión original forzaban a reescribir y a hacer agregados casi todos los días. Sin embargo, el resultado final no sólo fue espectacular para ser visto, sino también aterrador. El sentido del drama de Spielberg y su habilidad para escoger el momento oportuno para producir un mayor efecto, acoplados a las cabriolas mortales de un tiburón sumamente realista, hicieron gritar a las audiencias de todo el mundo, durante el verano de 1975. Se estrenó en 409 cines, una cifra alta para un estreno de verano en esa época, pero la gente acudía de todas partes para verla –la película recaudó 7 millones de dólares en las boleterías durante los primeros tres días, y prosiguió hasta convertirse en la primera en recaudar 100 millones de dólares. Durante el proceso, redefinió la idea del éxito de taquilla moderno, probando que las grandes películas dramáticas podían hacer fortunas durante los históricos lentos meses de verano. La extraordinaria atracción aterradora de Tiburón, la convirtió en un fenómeno cultural gigante en todo el mundo –un fenómeno que persiste hasta hoy. Nadie que haya visto Tiburón en 1975, puede olvidar completamente lo asustado que estuvo. Los legendarios afiches de la película y las imágenes que acompañaron su estreno, son identificables en forma inmediata, incluso 30 años después. Steven Spielberg se ha convertido en uno de los cineastas de la era moderna más famosos –en gran parte por el resultado de su trabajo en Tiburón. Aquel tiburón pudo ser pavoroso, pero hay mucho para atribuírle.

About Us | Site Map | Privacy Policy | Contact Us | ©2003 Company Name